Atraque y fondeo Navegación

Mareas

estrecho de Gibraltar
Mareas
5 (100%) 10 votes

La mayoría de navegantes del mundo sabe lo que es luchar con la marea dos veces al día. Hay puertos en los que la marea sube o baja varios metros. Si amarramos de costado al muelle con marea alta hay que tener la precaución de dejar los cabos muy largos. Olvidarse de este detalle e irse a comer o a tomar unas copas puede tener unas consecuencias desastrosas. No sería la primera vez que alguien se encuentra su barco, o el barco de alquiler, colgando literalmente del muelle, con el riesgo de romper bitas, levantar la cubierta si las bitas han aguantado firmemente, o rascar el casco contra el muelle.

bajamar

También existe el riesgo de que la jarcia y el palo queden dañados. Es importante saber cuándo es la bajamar y cuántos metros va a descender el agua, para dejar una longitud de cabo suficiente para evitar estos accidentes.

Con la pleamar, los cabos largos dejan que el barco se mueva y golpee contra el muelle. Para evitarlo, una solución consiste en colgar del centro de cada cabo un buen peso, como pueda ser un ancla o un buen tramo de cadena aferrado con alambre, que mantenga tirante la amarra.

En los puertos con marea es aconsejable utilizar cabos más gruesos de lo habitual y permanecer cerca del barco a las horas críticas : la pleamar y la bajamar.

Las empresas de charter facilitan toda la información necesaria sobre este tema, para evitar percances y preservar la integridad de los barcos alquilados.

Artículos relacionados

Etiquetas

Añadir comentario

Haz clic aquí para publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *