Participar en regatas

Muchas empresas de chárter náutico ofrecen la posibilidad de participar en regatas, alquilando un barco sin patrón, o unirse como tripulante a una embarcación de vela con patrón. Si alquilamos un barco para regatas nos cobrarán un precio más alto, y una fianza mayor que en la modalidad de alquiler tradicional, debido a que el coste del seguro también se incrementa.

La oferta es variada: se puede participar en regatas costeras, de uno o dos días de duración, o en regatas de altura, como pueda ser la Ophiusa o la Ruta de la Sal.

Fuera del Mediterráneo encontraremos opciones en distintas latitudes: Caribe, Tailandia…,regatas donde se combina la competición con la fiesta en tierra.

También hay oferta para cruzar el Atlántico, como la Cádiz – La Habana y la Las Palmas – Santa Lucía. Son navegaciones que duran tres semanas como mínimo.

navegar en un barco antiguo

Hay regatas en las que participan barcos clásicos que son todo un espectáculo, con sus vistosos mascarones de proa, que compiten en creatividad.

Share Button

Canales y ríos

La navegación fluvial es muy popular en Francia, donde las embarcaciones se denominan “penichettes”. Son barcos de popa y proa redondeadas, con el fondo muy plano, y una enorme cabina que ocupa gran parte de la cubierta.

Aunque poca gente lo sabe, es posible cruzar Europa de parte a parte navegando por canales y ríos. Siempre, claro está, que la embarcación tenga poco calado y, en el caso de los veleros, se haya desmontado previamente el mástil para poder navegar por debajo de los puentes que se puedan encontrar durante la travesía.

Esta opción de navegación es muy recomendable para llevarla a cabo con la familia, ya que no se exige experiencia previa, salvo algún tipo concreto de embarcación. Los recorridos, curiosamente, están marcados en kilómetros, no en millas.

La empresa de chárter fluvial, a menudo, proporciona bicicletas para poder combinar la navegación por los canales con pequeñas escapadas en tierra para visitar los lugares más interesantes. También se encarga de enseñar el funcionamiento del barco y dar documentación relacionada con el recorrido propuesto. Es todo muy sencillo, y no requiere ningún esfuerzo aprender a desenvolverse con normalidad.

Es un tipo de navegación tranquila y relajada. Las velocidades son muy lentas, y no se tiene que pelear con olas y corrientes, salvo en algunas ocasiones, que estas últimas son más fuertes de lo habitual.

Las embarcaciones son muy habitables, con un gran espacio disponible tanto en cubierta como dentro de la cabina. Leer, tomar el sol, contemplar el paisaje, disfrutar de sobremesas interminables… Todo un mundo por descubrir a unos precios muy interesantes.

navegación fluvial

Share Button

Para pescar

Octubre 31, 2012 by  
Archivado en Elegir barco para charter náutico, Para pescar

¿Alguna vez ha soñado con pescar un enorme marlín, un atún descomunal o un dorado de los que salen en las revistas de pesca?. Ese sueño es posible, siempre que elija la empresa de charter adecuada en el lugar adecuado. Lógicamente, hay especies y tamaños que no es posible encontrar en determinados lugares. Se trata de confiar en especialistas en pesca deportiva, que los hay, y muchos. Por eso es fundamental hacer una buena elección para que la jornada de pesca resulte un éxito.

Nadie le va a garantizar que se irá a su casa con una gran captura, pero si selecciona bien la empresa hay bastantes posibilidades de que el sueño se cumpla.

Hay barcos provistos de todo el equipamiento necesario para intentar la captura de los grandes de las profundidades. También existe la opción de llevar su propio equipo. Es algo que tendrá que tratar con el patrón.

Y si no se atreve con los monstruos marinos, hay multitud de opciones para todo tipo de aficionados , donde se podrá capturar especies menos exigentes en cuanto a materiales sofisticados, experiencia y forma física.

pesca deportiva del marlin

Share Button

Plazas sueltas

Esta modalidad es muy popular. También se le denomina “plaza por plaza”, “plaza a plaza”, o “por cabina”. Es la modalidad elegida, por ejemplo, por una persona que quiere navegar pero no está dispuesta a asumir el coste del alquiler del barco completo.

En este caso el barco se alquila con patrón, incluso con algún tripulante de la empresa si la eslora es grande, y se va completando con plazas sueltas, por parejas o por pequeños grupos. Suelen ser barcos de 12 metros en adelante.

Por regla general el patrón permite que los tripulantes no profesionales colaboren en las maniobras, de forma que es una buena opción para practicar sin tener que asumir excesivas responsabilidades a bordo. La opción del “dolce far niente” es la más comunmente aceptada y practicada. Los tripulantes se dedican a leer, dormir, tomar el sol, mirar el horizonte, y cualquier actividad semejante que exija el mínimo esfuerzo…

Es una buena oportunidad para conocer a otras personas. Sin embargo, siempre hay que tener en cuenta que la convivencia en espacios tan reducidos puede desencadenar discusiones por pequeños detalles insignificantes, que en tierra pasarían desapercibidos. La tolerancia y la flexibilidad son obligatorias, para evitar que la travesía se convierta en una pesadilla.

navegar en flotilla

Si no somos muy exigentes y sabemos renunciar a los niveles de intimidad que disfrutaríamos en nuestro domicilio, merece la pena probar esta opción para navegar en compañía pasando unas divertidas vacaciones en velero.

 

Share Button

Navegar en flotilla

Octubre 26, 2012 by  
Archivado en Navegar en flotilla

El término “flotilla” se utiliza en todo el mundo, dentro del ambiente náutico, tanto da que nos encontremos en el Mediterráneo, como en el Caribe Venezolano o las Islas Vírgenes. Consiste en el alquiler de un velero para navegar “en conserva” (en grupo) junto a otros veleros de similares características. El número de barcos puede oscilar entre 6 y 12, dependiendo de las zonas de navegación y lo implantada que esté esta modalidad en la citada zona.

Uno de los veleros de la flotilla ejerce de líder, y en él se embarca una reducida tripulación de 2 a 4 personas, que se encarga de la organización: visitas, logística, fondeos, averías, revisión de la meteorología, y cualquier otro aspecto necesario para que la experiencia de navegación sea lo más sencilla y agradable posible para el resto de las tripulaciones.

Lo bueno de esta opción de navegación es que la empresa organizadora puede resolver rápidamente cualquier incidencia que se produzca, por su proximidad y conocimiento del entorno. Como suelen utilizar el mismo modelo de barco, resulta más sencillo el aprovisionamiento de repuestos para solventar imprevistos.

El hecho de navegar en flotilla permite conocer y relacionarse con mucha gente, por lo que la diversión está asegurada . No es la opción más recomendable para disfrutar de navegaciones solitarias, con fondeos románticos y cargados de misterio.

navegar en flotilla

Share Button

Con patrón o sin patrón

Si disponemos de una de las titulaciones deportivas que expide la Dirección General de la Marina Mercante, o la Comunidad Autónoma pertinente, podremos alquilar la embarcación sin patrón.

La empresa, lógicamente, nos pedirá que demostremos que tenemos experiencia suficiente para gobernar el barco. Hay muchos patrones titulados, incluso capitanes de yate, que sólo han navegado las horas preceptivas en las prácticas obligatorias para obtener la titulación.

En España existe una enorme burocrácia que maltrata y penaliza al navegante deportivo, con multitud de normas y exigencias. No ocurre lo mismo en otros países, donde la titulación no es obligatoria y el equipamiento del barco de un particular queda a criterio de su armador.

En los casos en los que el usuario no tiene titulación, porque en su país de orígen no se la exigen, la empresa suele hacer firmar un documento donde se afirme que se posee experiencia suficiente para manejar el yate de alquiler.

Aunque algunas empresas se reservan el derecho a pedir una demostración al contratante para demostrar su competencia, la realidad es que pocas veces lo hacen y es suficiente con una breve charla para darse cuenta de la experiencia del usuario.

Si navegamos en aguas desconocidas, o acompañados de tripulación sin experiencia, puede ser más que recomendable contratar un patrón. De esa forma podremos relajarnos completamente, no teniendo que asumir toda la responsabilidad de la navegación.

Los barcos de alquiler de más de 50 no suelen alquilarse sin patrón, salvo casos excepcionales. Son embarcaciones más complicadas de manejar, y disponen de equipamiento complejo, que requiere la presencia a bordo de un patrón experimentado contratado por la empresa de charter.

Cuando hablamos de estas esloras, y a partir de ellas, los barcos puede llevar a bordo, aparte de patrón, un marinero que algunas veces también ejerce funciones de cocinero, lo cual se agradece mucho, ya que no es sencillo cocinar en una embarcación, a no ser que se tenga experiencia y habilidad en las artes culinarias.

yate de alquiler

Share Button

El chárter de día

Al charter de día también se le denomina “day charter“. Está presente en cualquier lugar del mundo donde exista una embarcación, ya sea de vela o de motor.
Con frecuencia podemos encontrarnos con el dueño de una embarcación que la alquila para ganarse algún dinero con el que afrontar los gastos de mantenimiento de la misma.

En otros casos es una empresa la que está detrás de la organización, con todos sus permisos y licencias. Ofrece la garantía de un seguro de responsabilidad civil y una experiencia en la actividad que puede marcar una gran diferencia con la opción “pirata”.

Salidas para compartir una jornada de pesca o navegación a vela, excursiones para visitar alguna isla, o para poder admirar la costa desde el mar: acantilados, cuevas…, cualquier reclamo es bueno para atraer al turista o al navegante ocasional, para navegar durante unas horas o un dia completo.

Es un recurso muy útil cuando el usuario quiere practicar buceo, ya que le permite acceder a los puntos de inmersión seleccionados.

Se evita de ese modo el tener que compartir espacio en alguna de las embarcaciones de pasaje que tradicionalmente se dedican a “pasear” turistas, que normalmente van repletas de pasajeros.

Las embarcaciones pueden alquilarse con o sin patrón. En este último caso se trata de pequeñas embarcaciones, como pueda ser una neumática, que no necesitan experiencia previa, y pueden ser manejadas sin problemas por cualquiera con un poco de sentido común y mucha prudencia.

alquilar un velero en ibiza

Share Button

Elegir barco para un charter

Normalmente se ofrecen dos tipos de alquiler, por parte de las empresas de alquiler de barcos:

1.- Barco completo.

2.- Plazas sueltas.

El barco completo se puede alquilar con o sin patrón. La persona que alquila el barco asume toda la responsabilidad sobre el barco. Por tanto es fundamental leer detenidamente el contrato y el seguro del barco y comprobar el estado general y el inventario del barco antes de zarpar.

La modalidad de plazas sueltas consiste en el alquiler de una o más plazas en un barco compartido con otras personas. En este caso siempre se alquila con patrón y éste es el responsable de la embarcación. Normalmente hay una reunión informal previa a la partida, para que patrón y tripulantes se conozcan y puedan perfilar el tipo de navegación que efectuarán, poniendo más o menos énfasis en la navegación pura, el fondeo u otras actividades alternativas, como pueda ser el buceo o las visitas culturales en tierra.

alquilar velero

 

 

Elegir el barco

 

A la hora de elegir un barco nos encontramos con tres opciones, de un modo general:

1.- Barcos a vela.

2.- Barcos a motor.

3.- Catamaranes.

Navegar a vela es una de las sensaciones más agradables que se pueden sentir en el mar. El barco a vela precisa de una mayor implicación por parte de los tripulantes, que deberán participar en mayor o menor medida en la realización de las maniobras, según lo pactado con la empresa de alquiler (en caso de alquilar con patrón).

La navegación a vela está más condicionada por las condiciones meteorológicas y el estado de la mar.

Las empresas de alquiler de embarcaciones no suelen disponer de mucha oferta de embarcaciones de motor, y éstas suelen limitarse a pequeñas lanchas para el denominado chárter de dia, aunque también existe la opción de alquilar embarcaciones a motor de mayor eslora, con patrón y tripulación.

delfines en Ibiza

 

 

¿Monocasco o catamarán?

El monocasco es más económico que el catamarán, a igual eslora. Esto es así porque la “superficie” que se alquila es mucho mayor en el catamarán, que posee una forma rectangular, frente al perfil clásico del monocasco, de mucha menor manga. O sea: un catamarán puede ser igual de largo (eslora) que un monocasco, pero siempre será más ancho (manga).

Por tanto estamos alquilando más metros cuadrados, lo que se traduce en una gran diferencia en las posibilidades de habitabilidad entre ambas opciones.

El monocasco tiene mayor difusión el el mercado de alquiler. Navega mejor en ceñida y es más sensible al trimado de las velas.

El catamarán es más estable y más rápido. Su habitabilidad, como hemos dicho, supera a la de los monocascos de la misma eslora, lo cual facilita mucho la vida a bordo, sobre todo navegando con niños y/o tripulaciones inexpertas.

La maniobra del catamarán es más sencilla que la de los monocascos.

El catamarán ofrece grandes espacios en cubierta para tomar el sol. Son ideales para zonas cálidas.

Los monocascos son más recomendables para travesías cortas.

El menor calado del catamarán le permite acceder a calas poco profundas, e incluso acercarse a la playa. Además, es mucho más estable en el amarre y el fondeo, aunque el amarre en puerto le penaliza por ocupar una gran superficie de amarre.
fondear en calas

Share Button